El movimiento anarco-comunista en Transcaucasia en 1904

Bakú
Probablemente el centro del Cáucaso más potente del movimiento anarco-comunista fue el de la ciudad de Bakú. El número total de trabajadores anarquistas-comunistas en Bakú llegó a 2.500 personas. Fueron una de las corrientes más influyentes del proletariado de las fábricas. La composición étnica de los anarquistas era muy diversa. Había armenios, rusos, Judios, azeríes y representantes de muchas otras naciones. Además de las dos organizaciones anarquistas principales “Anarquía” e “Internacional”, había otros grupos autónomos más pequeños, especialmente los grupos anarquistas de Azerbaiyán (“Kochi”).
Las personas pertenecientes a los grupos anarquistas de Bakú son los típicos en la Rusia de los primeros 20 años del siglo XX. Anarquistas normales de la época, trabajadores en las grandes empresas o en los pequeños talleres, que tendían a tratar de mejorar su situación mediante métodos radicales (y, además, con el objetivo final de lograr la transformación social). No sólo eran huelgas, sino también había una fuerte insurgencia, entre ellas la autogestión de la fábrica y el terror contra la burguesía.
Las cercanías de Bakú se cubrieron con cientos de plataformas petroleras, por lo que Azerbaiyán fue un importante centro de producción de petróleo para Rusia. Aquí, en las condiciones más terribles se emplean a decenas de miles de trabajadores. La composición étnica era muy diversa (iraníes, armenios, rusos, azeríes) y se daban luchas étnicas. El comienzo del siglo XX estuvo marcado por violentos enfrentamientos entre armenios y azerbaiyanos (como se ve en los últimos cien años en este sentido, poco ha cambiado). Los anarquistas, que obraban en los dos principales grupos “Anarquía” e “International”, desde el principio pusieron de relieve el carácter internacional del movimiento y emitieron manifiestos en los idiomas armenio y azerbaiyano, que trataban de unir a las personas de todas las nacionalidades (aunque la mayoría de los trabajadores eran anarquistas, al parecer predominaban los armenios). Los anarquistas trabajaron aquí desde 1904, pero al principio no fueron muy populares.
Sin embargo, su influencia aumentó de manera espectacular después de las matanzas en Armenia y Azerbaiyán de 1905-1906. Esto se vio facilitado por la siguiente circunstancia. El gobierno asignó 16 millones de rublos para ayudar a las víctimas de la masacre entre la población. Los beneficios se pagaban a cargo a los empresarios industriales que se negaron a dar a los trabajadores más afectados nada (en otras palabras, decidieron quedarse los millones, como se ve, y es que nada en este sentido ha cambiado desde entonces). Los trabajadores declararon una huelga que duró dos meses. A pesar de esta larga huelga, durante la cual los anarquistas apoyaron a los huelguistas en contra de la burguesía explotadora, los accionistas burgueses se rebelaron. Luego, los anarquistas ajusticiaron al director de la fábrica Dolukhanova (anteriormente, vice-cónsul británico). Ambos actos causaron simpatía entre el proletariado y obligó a los accionistas a readmitir a un trabajador manual. Sin embargo, quedó claro que DOLUKHANOV estaba conectado con el partido nacionalista armenio Dashnaktsutyun y que, al parecer, financiaba sus actividades. El partido decidió vengarse por este acto de lucha, y mató al jefe de los anarquistas, Sarkis Keleshyan (escritor que escribió bajo el seudónimo de “Sevuni”, el libro “La lucha por la Anarquía”). A continuación, nacionalistas armenios asesinaron a unos cuantos trabajadores anarquistas más involucrados en acciones. En respuesta a la lucha contra los nacionalistas los anarquistas armenios entraron en una guerra durante el cual murieron 11 trabajadores, anarquistas, y 17 miembros de del Partido. En el funeral de los anarquistas, que murieron en la lucha contra los nacionalistas, se congregaron miles de trabajadores. Sin embargo, la huelga y la actividad militante anarquista persistió.
Georgia
La extensión de las ideas anarco-comunistas en el Cáucaso comenzó en 1904-1905, a la vez en Kutaisi que en Bakú. Kutaisi era en ese momento la principal ciudad del oeste de Georgia. Las células anarquistas aparecieron por primera vez en la fábrica Tobachnoy Piralova y en la planta de agua mineral, Logidze. El grupo llamado COMUNA tenía su propia imprenta expropiada a unos burgueses locales, y publicaban literatura de propaganda.
Estalló la Revolución de 1905 en Moscú, y encontró eco en Georgia. Los trabajadores de Georgia declararon una huelga general que paralizó la industria y el transporte ferroviario y las estaciones de ferrocarril fueron tomadas por los rebeldes. El campesinado también apoyó el movimiento de las ciudades. Los campesinos rebeldes se apoderaron de la tierra de los terratenientes, mediante las unidades “samoobrony sorzdavali” que encabezaron la lucha armada contra las fuerzas gubernamentales del régimen zarista. Toda Georgia estaba tomada por los campesinos y autogestionada: la gente trabajadora tomó su destino en sus propias manos. Los anarquistas participaron activamente en estos eventos, en Kutaisi, jugaron un papel importante en la organización del levantamiento y el establecimiento de grupos de autodefensa del proletariado – los “Cien Rojos”.
La expedición punitiva zarista del general Alikhanov (más tarde ejecutado por los revolucionarios) irrumpió en Georgia y comenzó la reacción. El levantamiento fue derrotado. Las tropas zaristas se comportaron como los “bashibubuzuki” (las tropas de choque turcas) de Asia Menor durante las matanzas armenias. Quemaron aldeas enteras, violaron mujeres, saquearon y fusilaron a los rebeldes capturados con armas. Esta reacción se vio temporalmente paralizada por parte de los anarquistas-comunistas de Georgia. Por entonces la influencia del anarquismo comenzó a crecer y se diseminó por Tbilisi, Batumi y Grozny (en los yacimientos de petróleo). En el este de Georgia en la aldea Gulgule algunos campesinos bajo la influencia de la propaganda anarquista y algunos pequeños propietarios decidieron volver a las tierras comunales, y destruyeron las cercas y las lindes que separaban los campos y los viñedos, expulsaron a las autoridades rurales y colectivizaron los bares y las panaderías de la ciudad, adquiriendo los equipos necesarios para la agricultura colectiva. A la comuna se adhieron sólo 12 personas. Pero entre los miembros de la comuna y la burguesía rural surgió un conflicto. Los propietarios habían asesinado a un miembro de la comuna, y en respuesta la iniciativa comunitaria anunció un boicot total contra los kulaks.
Este municipio duró cerca de nueve meses hasta que el gobierno no lo destruyó. Los organizadores fueron encarcelados, y las casas colectivas fueron convertidas en cuarteles cosacos. No obstante, la existencia de una comuna exitosa causó una gran impresión en los campesinos de los alrededores.
Si en Kutaisi en el movimiento anarco-comunista la mayoría la conformaban trabajadores, en Tiflis la mayoría eran estudiantes. Sin embargo, en las cercanías de Tiflis también se creó una gran organización anarquista rural, que constaba de campesinos. Los anarquistas en Tiflis hacían una propaganda muy eficaz. Al expropiar a la burguesía, con el dinero compraron una imprenta y crearon un periódico “Musha” (Trabajo), el editor era el anarco-comunista Shalva Gogel. Además editaban regularmente la revista teórica “Nabat” (Alarma) y la misma publicó numerosos panfletos esbozando las teorías sociales, las ideas filosóficas y económicas de los anarquistas. Esto publicó en Tiflis en el “СВОБОДА” (Libertad) el comité anárquico – uno de los grupos anarquistas autónomos: “Nosotros, los anarquistas deseamos que la riqueza acumulada pertenezca a todas las personas… El derecho de propiedad debe ser abolido, también el Gobierno del Estado y las leyes… La felicidad y el bienestar de todos debe lograrse mediante un acuerdo voluntario de hombres libres mediante los principios comunistas… Nosotros, los anarquistas, nos oponemos firmemente a que la gente sea controlada mediante sus representantes elegidos, que no hacen más que hablar en el Parlamento, y los convocamos a luchar por el bienestar de la gente, y no para la toma del poder en sus manos en aras de la grandeza de los pequeños intereses de partido, mientras la gente sigue muriendo de hambre, enfermando y degenerado…”.
Una característica especial de los anarquistas fueron las operaciones de combate contra las autoridades. A diferencia de los terroristas políticos que perseguían sólo al rey, los anarquistas llevaron a cabo actividades insurgentes particularmente contra la burguesía y los administradores de las fábricas, culpables de una brutal explotación de los trabajadores, aunque no fueron muy escrupulosos en atacar a miembros del aparato represivo del Estado. Una vez que los anarquistas organizaron una vivienda segura hundidos máquina infernal, cuando la policía empezó a ir a hacer una búsqueda, se produjo una explosión, que dio lugar a los gendarmes fueron muertos o heridos. Entre las operaciones militares anarquistas Tiflis se recuerda principalmente la expropiación, junto con activistas cercanos al anarquismo (en ese momento), los social-federalistas, en la provincia Tiflistskoy Dusheti, en octubre de 1907, en la que fue confiscado un botín de 250.000 rublos (una gran cantidad de dinero en esos días).
Probablemente, la debilidad del movimiento anarquista de Georgia en ese momento fuera su carencia de una estructura organizada.
En resumen
En Rusia, a principios del siglo XX, hubo varios centros importantes difusión de las ideas anarco-comunistas: Bialystok, Bakú, Kutaisi y algunas zonas de Siberia. La mayoría de los anarquistas eran jóvenes trabajadores, que luchaban contra la explotación de los de arriba (10-18 horas al día, por una miseria y sin garantías sociales básicas de asistencia social) y el terror del gobierno. En condiciones de pobreza y humillación constantes en la vida cotidiana, y también en condiciones de represión brutal, el gobierno zarista respondía a cualquier intento por parte de los trabajadores de proteger sus intereses, y los sabotajes y las acciones militantes eran a menudo la única forma de dar una respuesta adecuada a la violencia. Predominantemente proletario en su composición, el movimiento rebelde anarco-comunista, de hecho, surgía de un pueblo orgulloso, que se preciaba de no querer ser un esclavo asalariado manso ante el látigo del maestro.
De izquierda a derecha. Se destacan: Sandro Gabunia, George (Equipo) Gogel, Varlam Cherkezishvili. Sentado: Straume Archil, Michael (Mihako) Tsereteli. Centro: Dekanozishvili George.

Fotógrafo: David Ermakov.

Anuncios

~ por rusafa en septiembre 1, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: