Comité 19 de Enero: Terrorismo NeoNazi en Rusia Hoy

El Comité 19 de enero llama a todo el que se preocupe para difundir este texto al máximo

Terrorismo nazi. Así es exactamente cómo debemos llamar el problema  con el que se enfrenta nuestra sociedad hoy, un problema no menos agudo que el fundamentalismo terrorista subterráneo en el Cáucaso del norte. Para mucha gente,   el terrorismo  ultra-derechista le es relativamente desconocido, o  nuevo, y para una gran mayoría un  fenómeno  incomprensible. Por eso los burócratas, los políticos, los medios, el siloviki, y la comunidad experta en  la mayoría de casos prefiere ignorar el  problema verdadero, presentándolo   en cambio como una serie de sucesos  de excesos aislados, sin relación.
En este sentido  el bombardeo del tren expreso de Nevsky  a finales del año pasado, fue reivindicado en primer lugar por el grupo nazi Combate 18 Nevograd y unos días más tarde por  las Guerrillas de Dokku Umarov. Los medios comenzaron inmediatamente  a discutir  sobre la probabilidad de la implicación neo-Nazi. Muchos periodistas, miembros de los servicios de seguridad, los “expertos,” y los políticos demostraron su total carencia de control de la situación. Un estereotipo todavía existe en nuestra sociedad: los Nazis contemporáneos son adolescentes amargados con botas pesadas que los reclutan entre  la multitud para pegarle a las personas que ellos piensan que siguen el ‘camino incorrecto’. Por supuesto pueden matar a alguien en una carga, pero hablar de terrorismo es ya un tema demasiado serio.  Siguiendo a los políticos  del extremo derecho del  espectro, muchos están inclinados a ir incluso más allá: Esos individuos no son  Nazis en absoluto, son nacionalistas. Seguros que a veces hacen cosas estúpidas, pero en sus corazones son patriotas. Usted no debe difamar  contra ellos. Como resulta, tales nociones, muy en la línea del espíritu de los años 90, siguen estando extendidas  entre el populacho. Para la mayoría de  los ciudadanos medios, los Nazis en Rusia son un poco  de vergüenza exótica.
Para los que supervisan la situación atentamente, sin embargo, es obvio que durante los últimos años los neo-Nazis han hecho  un cambio cualitativo de la violencia de la calle a las tácticas de grupos terroristas, apoyados por una infraestructura bien desarrollada de la extrema  derecha. Es suficiente analizar los recursos de Internet de la ultra-derecha  y la estadística de los crímenes casi diarios para entender la escala y naturaleza del problema.
Uno de los acontecimientos más notorios del 2009 fue el asesinato del abogado  Stanislav Markelov y de la periodista Anastasia Baburova. Dos neo-Nazis  fueron acusados de estos crímenes, y los investigadores tenían todas las razones para hacerlo. No todos los que tomaron parte en este crimen han sido  aprehendidos, sin embargo, la cuadrilla de Tikhonov-Khasis no es la única  de su clase. El 28 de junio de 2009, el antifascista Ilya Dzhaparidze, que había promovido el anti-racismo entre los seguidores de futbol, fue asesinado cerca de la entrada a su propio domicilio
El 16 de noviembre de 2009, Ivan Khutorskoi, líder y fundador del movimiento antifascista de calle en Moscú, fue disparado  y asesinado en la entrada de su propio hogar. Éste era  la segunda tentativa de asesinar a Ivan allí; el primer tal ataque ocurrió   en 2005. En la mañana del 10 de octubre de 2008, el antifascista Fyodor  Khutorskoi, amigo de Ivan, fue asesinado cuando abandonaba la casa de Ivan.
Cuando hablamos de atentados contra las vidas de antifascistas, debemos   recordar una serie de atentados con bombas. El 22 de diciembre de 2006,  explotó una bomba casera  en la entrada de un edificio residencial del suburbio al sudoeste de Moscú, Lyublino; varios oficiales de policía  que procuraban desactivar la bomba fueron dañados seriamente.   El dispositivo fue unido a un radiador cerca de la puerta del  apartamento de un antifascista , y una esvástica había sido pintada en la pared cerca de la bomba.
El 13 de octubre de 2007, tres neo-Nazis intentaron fijar un dispositivo explosivo   que contenía el equivalente de 200 gramos de TNT  embalados con pernos y pedacitos del cristal en el Club Roks en Petersburgo, donde  estaba  teniendo lugar  un concierto encabezado por una banda de música antifascista sueca Nadie fue dañado gracias a las acciones rápidas de los guardas de seguridad.
Otra idea falsa muy extendida es la de que la única gente  que está en peligro son quienes se engloban en los así llamados  ‘ grupos de riesgo’: gente de  aspecto no eslavo, antifascistas activos o miembros de subculturas. Éste no es el caso. Estos últimos años, la gente “al azar” han sido en mayor número y con mayor frecuencia las víctimas del terrorismo nazi.

El 16 de enero de 2009, hubo un atentado para hacer saltar el McDonald’s de Calle de Zelenodolskaya, cerca de la estación del metro de Kuzminki. Un humo negro comenzó a salir de un bolso dejado detrás de uno de los clientes, y entonces se oyó una explosión ruidosa. Técnicos especialistas en explosivos del FSB que llegaron a
la escena descubrieron que el bolso contenía un dispositivo que por razones desconocidas no se activó. Miembros del grupo neonazi NS/WP reconocieron haber organizado el atentado fallido. Esta misma cuadrilla
es responsable de hacer saltar los andenes cerca de la estación de Tsaritsyno, el 5 de octubre de 2008, y los andenes de la línea de Paveletskaya cerca de la estación de Bulatnikovo el 4 de noviembre de 2008, así como de la explosión en la iglesia de Myra en el Distrito de Biryulevo-Zapadnoe el 30 de noviembre de 2008.
Los miembros de esta cuadrilla que fueron arrestados  habían cometido dos docenas de ataques a transeúntes, a quienes vieron como no-Rusos. Todos estos crímenes tuvieron lugar entre noviembre de 2008 y enero de 2009. Por ejemplo, el 1 de enero de 2009, la cuadrilla asesinó  a un ciudadano de Uzbekistán y otro de Dagestan en la calle Biryulevskaya. El 6 de diciembre de 2008, estos mismos criminales atacaron a un ciudadano ruso al que confundieron con un sacerdote debido a su poblada barba.
Uno de los líderes de la cuadrilla, de 17 años, es el joven  Yevgenia Zhikhareva, estudiante en la academia del transporte del agua que personalmente ha participado en los asesinatos. Fue asistido por Pyotr Bashelutskov, de 29 años,  que trabajó en Moscú como jefe de servicio en El ministerio ruso de turismo, deportes, y  política de juventud.
Los investigadores sospechan que este oficial del gobierno proporcionó a los fugitivos pasaportes falsos y dinero.

Anuncios

~ por rusafa en enero 18, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: