Sobre la resistencia en las cárceles rusas

Hasta el 2001 Rusia encabezaba la lista mundial por número de presos per capita y desde entonces es el segundo país después de los EEUU. Las cárceles reflejan la tendencia general de la sociedad y como Rusia está yendo hacía más control y un gobierno más estricto, la población presa está creciendo de nuevo después de un periodo corto de indulgencia en términos de libertad condicional y de amnistía. Ahora mismo la población presa de Rusia alcanza las 700.000 personas. La explotación económica de la población presa está poco desarrollada al contrario de que la falta de trabajo importante es más que un problema – así que el crecimiento actual de la población presa no se debe a la presión del capital sino a la presión del estado.

Las cárceles rusas están entre las más rebeldes del mundo. La resistencia se mantiene por la subcultura presa „Blatnoy“ que rechaza cualquier tipo de cooperación con las autoridades. La cultura „Blatnoy“ se ha fundado poco a poco, algunos elementos remontan a los tiempos de antes de la Revolución de octubre pero su punto culminante fue en la última fase de la Unión Soviética desde 1960 en delante. Desde entonces su situación se ha debilitado – en parte debido a las medidas represivas aplicadas por las autoridades desde los 1980s en adelante, pero sobretodo debido al hecho que el capitalismo salvaje llegó a las cárceles también y ahora muchas veces el dinero cuenta más que la tradición.

Sin embargo, al contrario que en muchos otros países del antiguo bloque del este, la cultura con sus reglas complicadas está todavía viva, así como la estructura complicada de las castas en las cárceles encabezadas por „Vory v Zakone“ („ladrones legalizados“), los reyes del submundo quienes todavía nominan a sus miembros en ceremonias lustrosas.

La cultura carcelera influye también muy fuertemente en la cultura de masa, lo que se entiende muy bien en un país en el que una parte tan grande de la población adulta masculina ha pasado un tiempo en libertad bajo fianza o en la cárcel. „Blytnyak“ – una forma de música pop tratando temas de vidas criminales y de la prisión está tan popular como siempre y muchas expresiones del argot de la cárcel se han convertido en tan comunes que ahora son una parte indispensable del idioma ruso. Hasta algunas de los eslógans famosos de Putin contienen el argot carcelero. Por ejemplo, cuando dijo que „iba a tirar los chechenos de la cadena del wáter“, usó argot carcelero para decir wáter.

Las autoridades están haciendo todo lo posible para desarraigar las normas „Blatnoy“ en la cárcel. La población carcelera está dividida en cuatro castas – „Blatnoy“ (negros), „lads“ (grises), „goats“ (rojos o activistas) y „roosters“ (cielo azules). Los „grises“ constituyen la mayoría de la población prisionera, los „rojos“ son los traidores y otros presos que cooperan activamente con las autoridades y los „roosters“ son homosexuales pasivos y gente que comitió violaciones serias contra las normas blatnoy (así como si fallan en pagar sus deudas de las cartas o las drogas).

Las cárceles están divididas en dos grupos – en las „cárceles negras“ blatnoy se crea el orden del día, mientras las cárceles „rojas“ están bajo el control de la administración o de los „rojos“. En las cárceles negras la vida es relativamente ordenada, el flujo de drogas y bebidas es libre y la administración a menudo ni se atreve a visitar las barracas. En las cárceles „rojas“ la vida de cárcel es una especie de infierno para todo el mundo excepto para los „rojos“. Muchas protestas en las cárceles se pueden quizás explicar en el contexto de la lucha de poder entre los „negros“ y los „rojos“.

La explosión más reciente tuvo lugar el martes 23 de septiembre en la cárcel de regimen duro número 6 de la región de Samara que tiene una población presa de alrededor 2.000 personas. Fue una famosa cárcel „roja“ desde la que las organizaciones de los derechos humanos a menudo recibieron quejas – se sabía que estaba dirigida por el despotismo de los „rojos“ quienes estaban fuera de control hasta para la administración. Al final el resto de los presos no lo aguantaba más cuando sobre las ocho y media de la tarde más de 100 presos atacaron a los „activistas“. En sólo media hora los disturbios se extendieron a toda la colonia, puntos de control fueron atacados y quemados y los „activistas“ fueron pegados, ocho torres fueron destruidos, así como el efectivo vegetal y el edificio del antiguo cuartel general donde últimamente se encontraban „círculos de autoactividades de presos“. Estos círculos son mantenidos por „activistas“, la cultura „Blatnoy“ prohibe a los „negros“ que participen en ellos, así como prohiben hacer cualquier trabajo dentro de la cárcel.

Cuando llegaron los bomberos los presos dejaron los disturbios y volvieron a las barracas voluntariamente. 31 presos y 3 empleados fueron heridos, 25 de ellos llevados al hospital con quemaduras o puñaladas. El día después resultó que un preso murió, quemándose durante los disturbios. Todavía no hay información sobre el número de presos penalizados por disturbios, de todas formas 74 presos fueron transferidos enseguida a otras cárceles.

Peleas todavía más masivas entre „negros“ y „rojos“ tuvieron lugar hace 5 años , el 28 de agosto de 2004 en la cárcel de Novokuybyshevskaya de regimen duro, número 3 en la región de Samara. Mil personas participaron en la pelea durante la cual uno fue matado y 5 heridos seriamente. Los disturbios acabaron cuando un agente fiscal llegó y prometió a colectar las quejas de los presos. Al final habían avisado a la administración de la cárcel y los organizadores de los disturbios fueron reprimidos con sentencias adicionales entre 18 y 23 años.

Más protestas notables durante los últimos pocos años:

– El 4 de septiembre de 2006 tres presos tomaron 15 rehenes, incluyendo el jefe de la cárcel, en la cárcel preventiva de Chagino. Exigieron nuevos juicios. Fuerzas especiales asaltaron la cárcel y el organizador de la acción fue penalizado con una sentencia de por vida.

– El 11 de abril de 2007 50 presos empezaron unos disturbios en el pueblo de Vinzili en la región de Tyumen. Fuerzas especiales de la cárcel frenaron los disturbios, finalmente 13 participantes fueron penalizado con entre 2 y 10 años adicionales.

– El 20 de septiembre de 2007 17 presos pegaron a 2 guardias y quemaron una torre de señal en „Kresty“, cárcel preventiva de St. Petersburgo. „Typhoon“, unas fuerzas especiales frenaron a los disturbios, los mass-media no quisieron informar sobre las sentencias dadas a los participantes de los disturbios.

– El 17 de octubre de 2007 50 presos jóvenes intentaron huir de Kirovgardskiy, colonia número 2. Atacaron a los guardias y quemaron la escuela, el instituto profesional y una barraca. Los guardias empezaron a disparar y al final murieron 2 presos y un guardia. 40 participantes jóvenes de los disturbios fueron penalizados pero los medios de masa no quisieron informar sobre las sentencias.

– El 25 de octubre de 2007 50 presos protestaron contra el hecho de que habían pegado a sus compañeros presos en la cárcel de regimen, número 5 („Metallostroy“) en St. Petersburgo. Atacaron los empleados y quemaron una barraca. Los guardias se defendieron y mataron a un preso. De nuevo los medios de comunicación de masa no informaron sobre las sentencias de los participantes.

De toda forma la mayoría de las protestas en cárceles rusas no son violentas – ni las huelgas de hambre ni la mutilación voluntaria (como comer hojas de cuchillas o otras cosas afiladas o hacerse cortes en el cuerpo). El motivo por el que los presos normalmente prefieren protestas no violentas son bastante obvios – es normal que para protestas no violentas te peguen fuerte, que pierdas todos los privilegios, que te manden a otra cárcel y nunca recibirás amnistia o libertad condicional antes de que se acabe la sentencia entera pero por lo menos no vas a recibir tampoco 20 años adicionales. Las protestas no violentas a menudo son coordinadas simultáneamente en muchas cárceles y pueden tener varios miles de participantes. Pero en general la tendencia es frenar todo tipo de protesta con mano dura, lo que es la mayor razón porque escuchamos de más y más presos que cogen medidas desesperadas.

En http://www.youtube.com/watch?v=kOmCdMcZz80 podéis mirar un vídeo de las fuerzas especiales carceleras humilando y pegando a presos después de una protesta en una cárcel en Yekaterinburg – las secuencias son del 2006 y fueron pasadas al „Movimiento para los Derechos Humanos“.

Desgraciadamente los presos están casi completamente sólos con su lucha. Hay un número de organizaciones de los derechos humanos como el „Movimiento para los derechos humanos“, trabajando duro con los problemas de las cárceles. Han sido acusados de formar parte de la mafia y de ser fundados por esa. Pero las organizaciones de derechos humanos entienden su papel de una manera especial – entienden su misión como la observación „neutral“ de las violaciones, nunca toman posición con respecto a las protestas. El trabajo de las organizaciones de los derechos humanos es de gran apoyo con respecto a la distribución de información y en proveer apoyo legal para presos, aunque nunca anuncien su apoyo directo hacia ninguna protesta realizada.

Aparte de esas organizaciones ningún otro movimiento u organización se dedica a las cuestiones de las cárceles. Cuando muchos Bolsheviques nacionales estaban encarcelados en cárceles preventivas en Moscú, intentaron organizar una huelga de hambre exigiendo su liberación pero para ganar la simpatía del resto de la población presa añadieron también unas exigencias generales beneficiando a todos los presos. Cuando todo el mundo estaba en huelga en sus celdas, donde los Nazbols en huelga fueron pegados, los „ladrones legalizados“ dieron la orden a los Nazbols de parar su protesta. Ahora los Nazbols parecen estar interesados sólo en apoyar a presos políticos. Entonces la resistencia militante en las cárceles está contrastada por un silencio total y un vacío fuera de ellas.

En círculos anarquistas a menudo se miran de manera casi naif e idealizadas por la cultura Blatnoy. De toda forma ha habido poco esfuerzo para incluir los problemas de la cárcel en la lucha, con la excepción de una acción hace unos años en cooperación con FrontAIDS para apoyar los presos exigiendo el acceso a medicina contra el sida. Como más y más anarquistas y antifascistas llegan a las cárceles rusas, el movimiento anarquista se está empezando a preocupar más de la cuestión de las cárceles. Pero todavía es un largo camino para llegar a un esfuerzo concentrado para apoyar a las protestas de las cárceles. Los grupos de la Cruz Negra Anarquista (ahora hay dos activos, uno en Moscú y otro en St. Petersburgo), están demasiado ocupados con el trabajo para la gente del movimiento, hasta ahora no ha sido posible para ellos apoyar a la protesta de los presos en general.

Anuncios

~ por rusafa en diciembre 26, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: