Antifa en Rusia : aclarando las cosas

El texto Antifa en el Este Salvaje escrito por un compañero anarquista anonimo de Moscú, que aclara un poco las caracteristicas particulares del “antifascismo de la calle” en Rusia
Para contextualizar un poco mejor las noticias antifascistas y anarquistas de Rusia, que se empezaron a publicar por aquí, decidí traducir en casi su totalidad un texto previamente aparecido en revista anarquista “Abolishing the borders from below” 33 (en ingles, pero hecha por anarquistas de Europa del Este). A pesar de ciertas diferencias de opinión que puedo tener con el autor del texto, pienso que mejor que nadie antes ha captado las características tan particulares del antifascismo combativo en Rusia. Sin embargo, se tiene que tener en cuenta que el texto fue escrito hace más de medio año (entonces antes del doble asesinato del “abogado de la peña” Markelov y la compañera anarquista Anastasia Baburova, y también antes de lo que parece primera sería ola represiva de parte del Estado contra lxs antifas con recién encarcelamiento de “Shkobar”, Bychin y Valieyev) y que se refiere solamente a Moscú, que a pesar de ser el capital y una ciudad enorme ( oficialmente Moscú cuenta con 10 millones de habitantes y toda área metropolitana con algunos 20), no es todo …

Antifa en el Este Salvaje
El antifascismo en Rusia no es un movimiento político sino social. No se trata de algunos izquierdistas irrelevantes, cuales imaginándose que “el fascismo es un peligro inmanente”, decidieron de “combatirlo”. Y así debe que ser: el fascismo no es ningún peligro en Rusia y los nazis no tienen la menor posibilidad de tomar el Poder. Por lo menos 95 % de la población les odia. El Estado y el Capital constituyen un verdadero problema.

Por lo que en Rusia no existe un parlamentarismo de verdad, también el riesgo del populismo electoral de la extrema derecha es mucho menor que en la mayoría de los países europeas. De hecho las autoridades siempre intervienen rápido y descartan a los nacionalistas de las listas electorales , usando contra ellos bases legales bastante dudosas. Por esto, los únicos fascistas realmente peligrosos son esos más marginales, que son odiados hasta por la mayoría de otros nacionalistas. Y son ellos que matan por las calles a los inmigrantes y a otros colectivos marginalizados.

No voy a citar a las estadísticas sobre cuantas personas fueran matadas por nazis en Rusia en esté, el último o cualquier otro año, porque tales estadísticas solamente se compilan de los casos que salieron en los medios. (1)Sin embargo, no importa cuantos serán, porque la sociedad pasa de eso completamente y si les preocupa, entonces sólo en forma de dar más poderes a los maderos. Está claro, que nadie que no es personalmente afectado por ese problema, luchará en contra de él…La sociedad está casi perfectamente atomizada, a cada uno sólo le importa lo suyo. Todo esto tiene que ver con lo como el capitalismo bandido está acabando con las estructuras horizontales, que ya fueron igualmente en estado de agonía debido al gobierno autoritario soviético. Así son también las cosas para llegar en Occidente. Rusia no es subdesarrollada en términos de “sociedad civil”, sino sobre desarrollada, está algunos 20 años más adelante que el Occidente. Lo que sea tipo de “izquierda” puede existir ahora en Occidente, se está volviendo más y más irrelevante, y en quizás 20 años no quedará nada de ellos. Entonces “la política moral” será muerta y permanecerá solamente “la política de estilo de vida” y “la política de interés”.

Claro que hay algún imaginario “sociedad civil” en Rusia. Está creado por la ley mercantil de “oferta y demanda”, porque la xenofobia en Rusia está considerada un problema por el Occidente. Cuando hay ofertas de subvenciones, crece la demanda. De hecho no importa a nadie lo que están “monitorizando” todas esas ONGs , pero obviamente su voz se escucha cada vez cuando se precisa a un “especialista” para demandar más dinero o más poderes para los maderos. En cuanto más conexión esa gente tiene con los antifascistas de base (y cuyos nombres podrán estar hechas públicas por los nazis), tanto peor para lxs antifas. Para evitar la confusión: cuando me refiero a “Antifa” en ese articulo, no me refiero ni a los ONGs, ni a los partidos políticos liberales, también porque en todos ellos hay unos elementos a cuales les gusta de colaborar hasta con los sectores fascistas moderados.

Estoy convencido, que la mayoría de los nazis matados murió a manos del “antifa inmigrante” (2). Único otro colectivo, que lucha contra los nazis es la subcultura juvenil, y ellxs están mucho detrás. Seguramente hay también un montón de inmigrantes y miembros de minorías nacionales dentro de las subculturas, pero esos suelen venir de las familias mixtas o simplemente integradas en una u otra manera, y en lo que se refiere a todxs lxs “fuera de diáspora”, ellxs tampoco faltan entre los nazis. Quizás hay hasta más de ellxs entre lxs nazis, que entre lxs antifas. Luego, esos dos tipos de antifa de hecho no se mezclan. Para mi lo que sea, no voy a llorar cuando algún ingushetian mata a un nazi, pero creo que principalmente tendrían que ser rusos acabando con el fascismo ruso, y a su vez, lxs ingushetians acabando con el fascismo ingusheto. No quiero a una guerra racial, y aparte de eso, lxs nazis ya están haciendo un gran alboroto cada vez cuando lxs inmigrantes matan a alguno de ellos, entonces no quiero contribuir a la difusión de esas historias.

En general, la antifa inmigrante funciona sin el concepto de antifa propio de las subculturas. Hubo unas significantes excepciones, por ejemplo cuando los hinchas de fútbol en Majachkala (Dagestan) gritaron “¡Antifa!” en su cancha como respuesta a gritos “¡ Rusia para los rusos!” por parte de los hinchas de Stavropol. Sin embargo, en mayoría de los casos, lxs inmigrantes entienden su conflicto en otra manera. Su código de honor no permite la venganza contra los nazis como colectivo, pero a la vez intentan de buscar a los nazis particulares, que les han agredido y les pagan ojo por ojo. En general, eso sucede sólo con la gente de Caucaso, porque lxs de Asia Central y de China están demasiado atomizados para montar algún tipo de venganza organizada. También las diásporas tradicionalistas funcionan según las jerarquías tradicionales : más arriba tienen su propia burguesía, que aunque a veces echa declaraciones ruidosas, por ejemplo sobre “2000 luchadores decididos de combatir a los nazis”, de hecho prefiere a cada costo evitar los posibles conflictos con las autoridades rusas, y antes de todo,está interesada en silenciar cualquier protesta contra la violencia nazi dentro de sus comunidades. Igualmente, sería estúpido de intentar formar una coalición contra el fascismo con las elites de las minorías nacionales.

Por esto, más crédito por combatir a los nazis lo reciben lxs jóvenes subculturales. Y eso también no es un hecho político sino social, porque lo de llevar una cresta no es una declaración política. Entonces, está obvio también que la Antifa viene en un paquete con todos los males, que tiene la sociedad general : algunos son sexistas, homofóbos, hay alcohólicos y yonquis, algunos pueden ser simplemente unos locos o lumpen criminales ( nada en estilo de “ladrón bueno” como Arsen Lupin).

En el Occidente siempre me dejan perplejo la gente que se identifican como “okupa” o “antifa”. Joder, ¿que tipo de alternativa están proponiendo, Tobin Tax? Por suerte en Rusia, casi todxs lxs activistas de base que funcionan en manera horizontal se consideran anarquistas, o en algunos pocos casos, lxs comunistas anti-autoritarixs. De hecho, en mayoría de las ciudades la Antifa está organizada por una peña mixta de anarquistas, punks y skins. Moscú es probablemente la única ciudad adonde lxs anarquistas, aunque pintan mucho, están claramente en la minoría dentro de Antifa. Obviamente estoy preocupado cuando alguien que se considera anarquista tiene las actitudes sexistas o homofobas, pero si ese alguien es simplemente un antifa, no me importa. No digo que se lo tiene que ignorar, pero tenemos que ser realistas : no importa cuantas columnas voy a escribir en algún fanzin sobre que “el antifascismo debe que ser también contra la homofobia y contra el sexismo”, todo eso tendrá influencia sólo para unos cuantos. La subcultura siempre refleja los valores de la sociedad y hasta reinará el consumismo, lxs punks serán siempre más interesadxs en los tatoos y en coleccionar discos, que ir a las demostraciones. Específicamente en Moscú, donde la mayoría de lxs antifascistas fueron antiguamente nazis, uno se tiene alegrar simplemente por el hecho que esos ahora están dando paliza a sus antiguos camaradas y no cazan a los inmigrantes. (3)

Si que hay la debate sobre el sexismo en el movimiento antifa ruso. Esto es porque en el movimiento nazi hay muchas mujeres con el estatus prominente, y hasta en las posiciones de liderazgo. De hecho, en términos de “cuotas según el género” no están peor que entre lxs antifas. Por ejemplo, la función de “presidente” y también miembro más antiguo de la llamada “banda Ryno”, que en estas fechas se enfrenta al juicio en Moscú por asesinar algunas 20 personas, es una mujer. Por esto surgió la cuestión si se tiene que pegar a las mujeres nazis también. En general, la Antifa ha tomado una postura anti-sexista,según cual las mujeres nazis reciben también la paliza. Sin embargo, por el simple hecho que el sexismo generalmente se impone en la sociedad, está postura ha jugado a menudo contra lxs antifas. Por ejemplo, cuando la nazi Polina Sidorova resultó herida durante el ataque antifa contra el concierto nazi en el club “Niagara” en Moscú en otoño de 2006, el video-colectivo nazi “Format18” editó con éxito un video de propaganda para colectar dinero para cirugía de cerebro, que ella precisaba. Por esté razón, alguna gente de Antifa opina que las mujeres nazis no deben que pillar palizas, o por lo menos no de parte de los hombres. Claro que los mismos nazis tampoco son tan “caballeros” como pretenden ser : cuando por ejemplo en marzo de 2008 en Moscú fue matado Aleksey Krylov, lxs nazis intentaron matar también a la chica que le acompañaba al concierto.

Quien está siguiendo las noticias sobre el antifascismo en Rusia, se imagina probablemente el percal de la malvada horda de nazis que avanza sin parar y sigue degollando a lxs antifas desafortunados. Otro caso de la victimización, otro razón para lxs activistas occidentales de sentirse culpables. Ese sentimiento de culpa he usado a veces yo mismo, porque de hecho el dinero para abogado, para las facturas médicas y de servicios funerarios es algo muy necesario y urgente. Esté es también la razón porque las historias de terror tienen la prioridad para traducirlas y difundirlas. Las historias victoriosas muy pocas veces están traducidas, porque nadie quiere tener visitas de parte de UBOP (el Departamento de Lucha contra el Crimen Organizado) o de FSB (servicios secretos, antiguamente conocido como KGCool. En la antigua Unión Soviética lxs activistas ya hace años establecieron unas redes de comunicación muy afinas que sobrepasan las fronteras, y que, de lo que parece, no existen tanto o muy poco en el Occidente. Sin embargo, se trata de unas historias que no todos tienen que saber y por esto no escucháis sobre la violencia pura y dura, o en casos que si, sólo después de algunos años.

Hablando sobre la violencia, se tiene que decir que en Rusia pocas veces uno se encuentra con lxs pacifistas dentro del movimiento. Pues, cuando aparecen algunas criticas contra el antifascismo ruso desde el punto de vista pacifista, más probable están escritas por alguien que no es de aquí. Si eres un/a subcultural en Rusia y vives en una ciudad más pequeña, casi seguramente te tienes que pelear por lo menos una vez por la semana. Con lo que hay, hasta lxs más hippies de aquí saben como dar un par de patadas.

La violencia es por cierto romántica, nuestra sociedad está por completo fascinada con ella, la mayoría de la gente va a ver las películas sólo para ver la violencia. Las historias de la vida real a menudo están más fuertes que las películas, así siempre anhelo compartirlas, a pesar que nunca participé yo mismo. Y todo eso no es por la belleza de la violencia misma: después de todo, no hubo ni un ejemplo histórico de algún fascismo aplastado con los medios no-violentos. Y el capitalismo de Estado de finales de años 80 no se pude comparar con el fascismo…Por definición “nazi” es alguien que está por allí para matarte, a menos que tu mismo eres un nazi o puedes pretender de ser uno de ellos. Hasta que el nazi no será destruido, él te pillará un momento u otro. Si no es así significa que no es un nazi, pero alguien que se piensa demasiado de si mismo. Claro, que la mayoría de lxs nazis sólo pretenden, hasta lxs en Rusia y por eso ni merecen llevar la bandera de NSDAP. Sin embargo, algunxs nazis lo son, entonces cada acción dirigida en contra de ellxs es en si una autodefensa, no importa si tal acción sucederá un año o 20 años antes de que te podrán pillar.

Lxs nazis en Rusia puede que están lejos de tomar el Poder, pero para mi y mis compañerxs se trata de simple: O NOSOTROS O ELLOS. Es fácil hacer comentarios vacíos sobre que “ el uso de la violencia te convierte en un fascista también”, pero para mi nada me servirá alguna superioridad moral si estaré muerto. Lxs anarquistas siempre fueron dando paliza y matando a lxs nazis, desde que esos aparecieron y no pisaré nunca sobre las tumbas de lxs compañerxs que han hecho todos esos intentos de asesinato contra Mussolini, Hitler y Franco. Hay un montón de razones por cuales la violencia antifascista en Rusia de ahora no debería que matar, pero todos ellos son puramente pragmáticos y en ningún caso morales.

Mientras que pegar a lxs nazis no es un problema moral ( probablemente hasta presenta una imperativa moral), los resultados pragmáticos de la obra de Antifa en Rusia están dudosos. No está para nada claro si el movimiento nazi está decayendo gracias a la tendencia general hacia el bienestar social, la estabilidad y el control en Rusia, gracias a la represión estatal o gracias al Antifa. Probablemente todos esas factores aportan a la situación actual, con la Antifa siendo lo menos importante. Sin embargo, está cierto que la Antifa puso algunxs individualidades y grupos nazis fuera del juego y también mostró que lxs nazis pueden ser combatidos por quien sea, a veces hasta con más éxito que con toda esa sofisticada maquinaría de control y de violencia del Estado.

Para mi todo bien con lxs pacifistas si son compañerxs. Gran parte de otras actividades anarquistas en Rusia aparte del antifascismo ocurren en los marcos de no-violencia, y a menudo estas medidas funcionan. No se tiene que tratarlo como un dogma y hay por allí muchas posibilidades de cooperación. Tengo grande respeto hacia esxs pacifistas que son contra el Estado en forma contundente y no llaman a los maderos cuando se tiene que hacer trabajo sucio y hacia lxs para cuales el pacifismo no es simplemente una mascara para esconder su propia cobardía. La mayoría de los “guerreros” que desprecian tanto a lxs pacifistas nunca hicieron nada violento por su propia cuenta.

Por lo menos en Moscú, en 90 % de los casos son lxs nazis que pillan una paliza. Si no escuchaste

nunca sobre que alguno de ellos ha sido matado, es porque la Antifa hace cosas con cierta destreza y encima de eso, lxs antifas tienen bastante suerte. Sin embargo, está cierto que todxs de ellxs que se toparon con la Antifa se lo van a recordar hasta fin de sus días. De hecho, la razón porque lxs nazis de Moscú son tan brutos es que recibieron ya mucha paliza. En los años 2001-2002, cuando la Antifa arrancó en Moscú de verdad, hubo quizás 1 antifascista para 50 nazis. Entonces resultaba más fácil de encontrar a un nazi que a un antifa, y en nivel de la calle lxs que tienen la iniciativa son los que dan la paliza. Lo que juega mal para lxs nazis es que no son capaces de conspirar bien. Simplemente se preocupan mucho por sus lideres y poco por sus “soldados de pie”, pues pillan más bajas. De hecho después todos esos años lxs nazis de Moscú no lograron aún de matar ni a un combatiente de Antifa, aunque verdad es que lo intentaron seriamente. Sasha Ryukin estaba más bien en el margen del movimiento y Krylov no tuvo completamente nada que ver.

Lxs anarquistas de Moscú ocasionalmente pegaron a lxs nazis y a lxs nacional-bolcheviques(4) desde inicios de años 90, tal como lo hicieron luego lxs primeros RASH-skins, que aparecieron sobre 1998-1999. A partir de 2001-2002 alguna gente dio la prioridad para esas cosas y desde entonces no hay semana sin que habrá algo. (5)

En los inicios a veces se pillaba a lxs “nazbols” para practicar y entrenarse, pero a pesar de haber tener algunos nazis entre ellxs, “nazbols” no se implican realmente en la violencia contra lxs inmigrantes y como individuos son bastante patéticos y por eso lxs anarquistas y lxs antifas no les pegan más.

Se tiene que entender que para nosotros como anarquistas se trata de una guerra que nosotros mismos hemos empezado. Lxs nazis rusos mataban a lxs inmigrantes desde siempre, desde que sólo empezaron a organizarse. Algunxs nazis también se divertían ocasionalmente aterrorizando a algunos desafortunados costras-punks . Sin embargo lxs anarquistas no les importaban hasta que empezaron recibir las palizas de esta parte. No es que la Antifa en Moscú consiste únicamente de lxs anarquistas, pero fueron lxs anarquistas que siempre mostraban en público su apoyo a la acción directa. Probablemente la brusca reacción de lxs nazis, que decidieron de vengarse no sólo contra la Antifa pero en general contra toda la peña anarquista, activista, hc-punk, etc.; fue una sorpresa para algunxs de nosotrxs. Para mi no lo fue. Después de todo se trata de unos nazis: las relaciones publicas les salen mal, pero el terror les va muy bien. Para lxs nazis es importante aumentar y afilar el conflicto, para lxs antifas no tanto. En los primeros tiempos, cuando hubo peleas a puños, lxs nazis perdieron muchos de los suyos que se juntaron con la Antifa. Ahora, cuando se trata de peleas más bien por la vida o muerte, hay pocos que cambian bandos.

Desde un punto tuve claro, que vamos a tener los funerales y a veces me pregunto si vale la pena. De otro lado, en los tiempos contra-revolucionarios como ahora hay pocos ámbitos en cuales se puede trabajar desde cero, desde el principio y por lo menos por lo de Antifa hay una demanda pública en que se refiere a consistencia. Lavarse los manos de lo que está pasando significaría esconderse detrás de tu privilegio racial y eso sería posible sólo si no habría la significante presencia anarquista entre las comunidades inmigrantes.

Ni la Antifa de Moscú ni en otras partes de Rusia se preocupa mucho sobre la estrategia. En la mayoría de los casos se trata de la gente a que les gusta pegar a lxs nazis, pues hacer algo útil y divertirse a la vez. Yo personalmente no pillo “subidón” de eso, pero no voy a juzgar. Lxs que dicen que odian a la violencia son unos hipócritas, porque seguramente la quieren en una forma estéril y segura como por la tele, en las películas o juegos de video. Para mi el nazi tiene menos derecho de vivir que cualquier zombie digital en la pantalla de mi ordenador, porque los monstruos de computadora no matan a la gente real simplemente por el color de su piel.

Es cierto el punto de que la violencia corrompe y el permanente temor amarga y brutaliza a la gente. Por ejemplo, en el agosto pasado, cuando 4 bastante poco importantes nazis fueron apuñalados en Moscú antes que siquiera sacaron sus navajas, fue para mi demasiado. Pero otra vez lo mismo: en el hecho de tener un movimiento social y no político hay siempre otro lado de la medalla. Uno no precisa tarjeta de socio para entrar en la Antifa. Quien confunde los excesos con la estrategia general no entiende que es el fascismo en si y contra que estamos luchando. La violencia por si sola no tiene nada que ver con el fascismo. La violencia fascista está basada en el odio contra cada non-conformismo y contra cada diferencia. Luego esté odio está condicionado por maquinaria burocrática hasta que no puedes distinguir entre tu propia voluntad y la voluntad de Sistema. Los excesos de una individualidad nunca pueden ser fascistas, porque el fascismo nunca es una elección libre por parte de un individuo, pero más bien algo que haces por “la Patria”, “Reich” o lo que sea.

La primera generación de Antifa en Moscú nunca ha hecho ningunas reivindicaciones ni declaraciones. No les interesaban ni las octavillas, ni las pegatinas ni sacar las revistas. Se trataba simplemente de un grupo de gente, algunos de peña anarquista, algunos de peña punk, algunos hooligans de fútbol, varios ex-nazis y todxs cuales tenían el mismo sencillo objetivo: pegar a lxs nazis. Hicieron muy bien su trabajo: las peleas les perdieron pocas veces y no tuvieron bajas graves. No será correcto decir que en esta manera nadie aprendió sobre la Antifa. Lxs nazis lo aprendieron muy rápido y fueron aterrorizadxs. La primera generación entendía las reglas de una sociedad atomizada: a nadie importa una puta mierda cuando se mata a lxs inmigrantes o lxs sin techo. Por eso nunca intentaron ganarse alguna simpatía pública.

Hasta a los maderos no les importan esas cosas, o por lo menos hasta no hay ninguna alarma social y sus jefes no les dan ordenes para actuar. Hubo un pánico moral contra lxs nazis desde los años 90 y lxs nazis han sufrido: los maderos les arrestan sin cargos, les pillan las huellas y fotos, a veces les torturan durante 2-3 días asfixiándoles y dándoles palizas y luego les sueltan a la calle. Evitando la publicidad, la Antifa se ha ahorrado bastante de esos tratos, o por lo menos hasta hace poco.

Pero,como suele ocurrir, la gente misma cambia. Hubo un giro enorme y en cierto punto a la alguna gente se les ocurrió hasta dar entrevistas a lxs periodistas y aparecer en la TV. Claro , que después de eso estalló un “pánico moral” :¿ como alguien puede pretender de hacer el supuesto trabajo de maderos mejor que los maderos mismos? Hubo una debate en la Duma (Parlamento de Rusia) y en los inicios de 2007 el diputado de ultra-derecha Viktor Alksnis sacó una encuesta pública en cual fueron publicados los apodos de “10 principales terroristas antifascistas de Moscú” (“Bonecrusher”, “Dill”, “Foot”, “Journalist”, “Pit”,”Radist”, “Satan”, “Shkobar”, “Tigran”, “Zog”), algunos de ellos con sus supuestos nombres y apellidos de verdad y con sus direcciones. El suelo empezó a arder y varias personas tuvieron que huir de Rusia.

En cierta manera estoy involucrado en el intento de convertir ese movimiento social en uno que fuese político. Me refiero a los otros tiempos o hasta a algunos lugares de ahora, adonde el antifascismo es diferente, y en cuales hubo y hay ideas y se ofrecían alternativos modos del mundo. Quizás me estoy equivocando, porque hasta ahora en Rusia la debate pública sobre el antifascismo no trajo nada bueno para el movimiento antifascista mismo, aparte de atraer hacia nosotrxs a algunxs compañerxs más, lxs cuales probablemente en todo caso nos podrían encontrar. Después de todos esos documentales en la TV y los debates en Internet, de hecho nada ha cambiado: se sigue asesinando a la gente y a nadie importa, aparte de asesinadxs mismxs. Hasta que las tendencias generales de la sociedad siguen siendo las mismas, cualquier intento de crear a una “infraestructura antifascista” en forma de publicaciones, organizaciones, asambleas o charlas, sólo nos llevará directamente a los calabozos de tortura y a la cárcel. (…)

Desde que hemos logrado poner la tema del “antifascismo en Rusia” en la agenda del movimiento activista internacional, se me está preguntando que se podría hacer para nosotros. Parece bastante estúpido preguntar únicamente por el dinero, es como reducir la solidaridad a algo medido con el valor monetario. Sin embargo, muchas veces resulta difícil de imaginarse que más podría ser necesario. Como ya he dicho, lxs fascistas en Rusia no están tomando el Poder y en fin y al cabo sólo rusos pueden afrontar el fascismo ruso. Claro : en el caso cuando lxs nazis atacan a alguien aquí lo más estúpido sería montar una demostración enfrente del consulado ruso en la ciudad donde vives, porque el fascismo callejero no tiene nada que ver con el Estado. Tal cosa sólo repetiría el mismo mensaje que ya dicen todxs desde lxs liberales hasta lxs nacionalistas menos extremos :” mas poderes a los maderos, para que aplasten a los nazi-skins”. El estado ruso no está protegiendo a lxs nazis. A veces el Estado intenta tapar o hasta negar que el problema existe para cuidar su propio imagen, pero a la vez lxs nazis se enfrentan a una gran represión y probablemente por eso su movimiento está decayendo. Sin embargo, no importa cuanto torturan los maderos a unxs nazis sueltos, esto no parará la amenaza por si mismo. Lxs Nazis seguirán en tanto activos en cuanto la sociedad seguirá indiferente. Las tácticas de la “resistencia descentralizada” inspiradas por el famoso libro de la nazi-fantasía “Los diarios de Turner”, se han comprobado muy exitosas en Rusia : no importa el grado de la represión contra lxs nazis empleado por el Estado, porque algunas células siempre sobrevivirán. En la práctica es que la burocracia, la competición y hasta el odio que existen entre los varios órganos represivos del Estado , tal como también el enfoque muy estrecho y dirigido según los éxitos a corto plazo provocan la situación en cual lxs nazis sobreviven hasta la más cruel represión. Pues, tal o cual, nunca puedes contar con que el Estado acabará con el nazismo.

A veces pasa que algunos oficiales tienen sus esperanzas de usar a lxs nazis por sus propios objetivos, pero en general la Policía rusa no protege a lxs nazis. Hubo casos,en que alguna estructura policial defendía a sus soplones nazis de los cargos que les quería poner otro órgano represivo, como también suele pasar que algún policía encubre a sus familiares nazis, pero esas son más bien excepciones. Puede ser que algún madero o hasta todo una comisaría son nazis ( por ejemplo la 76 de San Petersburgo tiene esa mala fama), pero a veces puede ser hasta lo contrario : hubo muchas situaciones, en cuales los maderos detuvieron a lxs antifas después de la acción, pero como su superior fue de origen checheno o armenio, les soltaron sin cargos siquiera. Sin embargo en mayoría de los casos los maderos se “solidarizan “ simplemente con quien les da más dinero. Cuando el junio pasado la Antifa atacó el concierto del grupo nazi-metal “Korroziya Metala” y alguna gente fue detenida, los maderos les soltaron rápido porque también odiaban a lxs nazi-skins. Igualmente, resultó que luego los mismos maderos vendieron las direcciones de lxs antifas identificadxs a lxs nazis, simplemente porque lxs antifas fueron tontos en lo de no ofrecerles un trato anteriormente.

Pues, las acciones en el extranjero enfrente de los consulados tienen sentido únicamente cuando el Estado ataca directamente a lxs antifascistas. En todos otros casos, el mejor tipo de solidaridad con lxs antifas rusxs sería simplemente actuar contra vuestros nazis locales y luego reivindicándolo poner el contexto internacional.

¡Nos vemos (en las calles) en el Internet!

Un anarquista de Moscú

(1)Según los datos oficiales, desde el inicio de 2009 casi 30 personas fueran asesinadas y algunxs 100 heridas por nazis en Rusia. En el mismo periodo (primeros 5 meses) del año 2008 esos números fueron más que dobles (70 muertxs y casi 300 heridxs). La gran mayoría son inmigrantes.

(2)Se está traduciendo de ruso el texto de un compañero anarquista sobre el fenómeno de “antifa inmigrante”.

(3) El hecho de que lxs antiguos nazis participan en el movimiento antifascista parece de ser chocante, pero es una realidad en Rusia y también, aunque en menor medida, en algunos otros países de Europa del Este. Los cambios del bando fueron sucediendo más a menudo en años 90 cuando las posiciones políticas de la juventud proletaria fueron aún más vagas que ahora: a veces pura suerte o las preferencias musicales decidían si uno/a será nazi o antifa o simplemente lxs chavales se impresionaban por “quien de momento es más chungo”. En los barrios de extraradio o ciudades pequeñas dominados por nazis, uno/a ya destaca no siendo uno/a de ellxs y más temprano o tarde tendrá problemas…

(4)Lxs miembros del Partido Nacional-Bolchevique, fundado en 1992 y ilegalizado en 2005 son llamados nazbols. La ideología basada en, digamos, una mezcla populista del estalinismo de mano dura y extremo nacionalismo ruso más el toque “cool y moderno” de su propaganda (videos con chicas guapas,etc.) todavía atrae miles. Tienen algunos 100 de sus presos políticos.

(5)Los primeros años de Antifa en Moscú están documentados en el libro “Dat Pizdy” (en la jerga vulgar sería “Dar paliza”), descargable en la pagina de antifas ucranianos de Odessa:

http://antifa-odessa.ucoz.ru/load/5-1-0-34

Anuncios

~ por rusafa en diciembre 25, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: